Aliados improbables para fijar un precio al carbono en las industrias del petróleo y gas

Aliados improbables para fijar un precio al carbono en las industrias del petróleo y gas

Por Liz Fisher

Ciudadanos por un Clima Vivible (Citizens’ Climate Lobby, o CCL, por sus siglas en inglés) tiene algunos aliados improbables en el sector de combustibles fósiles. Las principales compañías de petróleo y gas están presionando por un impuesto sobre el carbono neutral en función de los ingresos (RNCT, por sus siglas en inglés). Ellos ofrecen los mismos argumentos que CCL – es predecible, simple, transparente y justo. Hay otras razones que les gustan. Las emisiones de CO2 del carbón son aproximadamente dos veces las del gas natural para la misma cantidad de energía, por lo que un impuesto sobre el carbono cederá la cuota de mercado del carbón al gas natural. También hará que las tecnologías de captura de carbono que han estado desarrollando sean más atractivas desde el punto de vista económico.

En 2016, funcionarios del Congreso estadounidense, otras compañías petroleras, el Instituto Americano del Petróleo y los fabricantes estadounidenses de combustible y petroquímica dijeron al Wall Street Journal que ExxonMobil les había estado presionando por un RNCT. Esta afirmación fue confirmada en un artículo en la revista Hybrid Cars. Cuando Rex Tillerson fue el CEO de ExxonMobil, argumentó elocuentemente por un impuesto sobre el carbono en un discurso ante el Club Económico de Washington DC. Sugiere (a los 28 minutos, 42 segundos en esta grabación) “devolver los ingresos fiscales a los consumidores a través de la reducción de otros impuestos – los impuestos sobre la renta o un simple dividendo.”

Antes de la conferencia de París de 2015, las compañías petroleras europeas (BP, BG Group, Eni, Total, Royal Dutch Shell y StatOil) escribieron una carta a Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Ellos pidieron que “introdujera sistemas de fijación de precios de carbono donde aún no existan a nivel nacional o regional, y creara un marco internacional que eventualmente podría conectar los sistemas nacionales”. StatOil también asistió a la primera reunión del Caucus para Soluciones Climáticas (Climate Solutions Caucus) en la Cámara de Representantes de Estados Unidos el 30 de abril de 2016, y presionó por un impuesto sobre el carbono. En la Semana CERA (6 al 10 de marzo), el “Superbowl de las conferencias de política energética”, los ejecutivos de energía expresaron un apoyo generalizado este año por un precio de carbono por Samantha Gross en Brookings y el nuevo CEO de Exxon Darren Woods confirmó el compromiso continuo de Exxon a un impuesto sobre el carbono neutral de ingresos (RNCT).

No tenemos que ver a las compañías de petróleo y gas como grandes amigas del medio ambiente. No es su primera prioridad. ExxonMobil ha sido acusado de saber los peligros del cambio climático durante décadas, negando su impacto o urgencia. Sin embargo, para los esfuerzos de hoy para abordar el cambio climático, debemos aprovechar, y no negar, su apoyo a un impuesto sobre el carbono.

Liz Fisher, voluntaria estadounidense del CCL, es miembro del Oil Action Team